• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

viernes, julio 03, 2015

NOTA DE PRENSA DEL SJM

EL RETORNO VOLUNTARIO DEJA VARADAS A MUJERES Y NIÑOS EN JIMANI


Jimaní, prov. Independencia, 2 de julio de 2015.- Ayer pudimos asistir a un nuevo episodio de la descoordinación de las autoridades dominicanas en el proceso de retorno voluntario. 21 migrantes, entre ellos 8 niñas y 4 niños pequeños, estuvieron hasta las 12.23 de la media noche en la puerta fronteriza de Jimaní (provincia Independencia) para poder retornar a Haití.



En un viaje que comenzó a las 7 am, hora en la que les citaron las autoridades migratorias de Santo Domingo, el grupo de personas estuvo desde ese momento esperando  en uno de los puntos habilitados de la capital para regresar a su país de origen. Por fin,  a la 1.30 pm emprendieron el camino de regreso acompañados por dos oficiales de Migración y cuatro militares del ejército dominicano que custodiaban sus ajuares. En ningún momento del trayecto les permitieron hacer una parada para comer o para poder hacer ningún tipo de necesidad básica, convirtiendo el retorno voluntario en una custodia sin libertad de movimientos. Las personas llegaron a las 6.30 pm a la frontera de Malpaso donde descubrieron que el programa de retorno voluntario solo les deposita a ellos y sus pertenencias en la línea que divide ambos países, sin que haya ningún tipo de coordinación con el gobierno de Haití para que colabore o ayude en este proceso, como les habían comunicado las autoridades de la Dirección General  de Migración cuando decidieron acogerse al programa de regreso.


El grupo de retornados se encontraron en Jimaní, una zona de la frontera que no conocen, y varados a cientos de kilómetros de Hinche, lugar a donde muchos de ellos pretendían regresar. Los menores de edad, con hambre y sed, estuvieron en brazos de sus madres hasta que en mitad de la noche consiguieron poder cruzar a Haití para dormir en una escuela en Fond Parisien.


Desde el inicio del proceso de regreso voluntario solamente 1,100 personas se han acogido al mismo. En muchos casos estos retornos se hacen de manera improvisada y sin ningún tipo de coordinación interinstitucional entre administraciones. Con incidentes como el de anoche resulta evidente que la coordinación entre los dos gobiernos en materia migratoria debe ser una obligación de ambas partes para garantizar unas condiciones dignas y humanitarias a los migrantes, evitando la vulnerabilidad de los niños, niñas, mujeres y personas envejecientes.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

OMPress - Obras Misionales Pontificias España